octubre 11, 2009

Sandra Victoria




Esa chica no deja de mirarme, la que está en la otra mesa, el del novio que usa la gorra llena de lentejuelas, esas gorras del nuevo mileno, la del vestido bonito, ¿no deja de mirarme? o la cerveza se me ha subido directo a la cabeza… dejare de verla, no quiero morir por miradas que nunca existieron, menos en un Denny’s.

Mbemin ya perdió los dos ojos, está tan borracho que los encajó en el popote de su Coca-Cola y por eso usa esos lentes oscuros a estas horas; Diana espera su pedido: pollo empanizado, con puré de papá y aros de cebolla, fueron aros de cebolla no?... creo que me sigue viendo, pero evitare voltear a verla. (en verdad nunca voltio a verme).

- nada más terminamos nuestros platillos, te regresamos al hotel y nos vamos a dormir, estamos muriendo.

La noche había sido larga, hicimos muy bien nuestro trabajo, lo dijeron nuestros jefes y las personas reaccionaron de manera distinta a otras noches. Les gustamos, les gustamos más que en otros lados, tanto que nos congelaron en mil fotografías, querían regalarse nuestros accesorios y provoqué, sin querer, la erupción de un volcán.

- no lo puedo soportar! Te amo, te amo, no puedo vivir sin ti! Vuelve, por favor di que vas a volver, di que volverás!

No sé si voy a volver, pero le dije que lo haría. Me gustó su reacción, me hizo sentir bien, me dijo que me amaba, me sorprendió con un abrazo y un beso en la mejilla, era la primera vez que la veía, ni siquiera me sabía su nombre.

Jesús y yo, hicimos de nuevo nuestro papel en el sonido de mi primer amor, después me encargué de hacerme un poco más idiota con todo lo que nos habían puesto en las hieleras. Hablé un poco con el Pliego, su acento es de película y me di cuenta de que estuvo en mi misma preparatoria, de esa escuela salen los personajes perfectos, hu?

Me la pasé de maravilla con mis chicos y chicas, escuchando los cuentos que traía cada uno de los Corazón Attack, en cubetitas de colores, con las que empapaban y embriagaban a todos los presentes.

Terminamos en el Denny’s que estaba a unos cuantos pasos de nuestro hotel, Jorge animal, Diana la sobria y yo, con la paranoia de que la chica de enfrente me estaba tratando de hipnotizar con las miradas que nunca hizo. ¿Qué le habrán puesto a esa Coca-cola?

Después de Denisse, las chicas se habían quedado en su propio hotel, pero a la mañana siguiente, cuando entre al cuarto del Boys, ahí estaba Marcela tranquila, con una plenitud aterciopelada, al lado de su amante. Quizá, lo soñó tanto con la fiebre en aquel su cuarto, que se teletransportó en la madrugada, directo a la enfermedad de la que nadie se cura.



Diana documentó muchas de las cosas con su cámara, pienso en el futuro, comer galletas de animalitos para echarles un vistazo.

5 comentarios:

unasimplegalleta dijo...

fans fans fans!! quiero tener un hobby, el hobby que me pondra bien feliz y tu me lo puedes dar, bueno no dar pero mmm sabes a lo que me refiero.



felicidades
y como dice dora:
lo hicieron, lo hicieron, lo hicieron muy bien!

:b

Chiquita Violenta dijo...

:)

Yo ya no sé qué decirte

:)

myself dijo...

♥ :b

myself dijo...

en mi cumpleaños al IHOP! :)
para comer mucho pollo frito y crepas con nutella ! si oli??

Melie dijo...

me transportas a lugares insospechados viejo...