agosto 16, 2009

El sótano que nunca tuve.



Hoy cumple años Liliatomo!!! Un abrazo mounstroso para ella, quién siempre me apoya con mis comentarios “alternativos” y a quien trato de seguir con todas sus vanguardias secretas.

El viernes Julz se hizo arquitecto de verdad, y lo celebramos con carne asada y mucha cerveza, hubo un juego algo agresivo y algo idiota, disparejo, y el perdedor recibía unos salchichazos remojados con frijoles en el rostro, fue por eso que mi camisa nueva terminó cubierta de manchas cafés y un olor fantasma de jalapeño. Esa noche me di cuenta que Chava coincide conmigo que “No one’s better sake” es muy compleja y que tiene sonidos irreconocibles pero muy agradables. Toda la velada estuvimos cantado “Debajo del mar” de Sebastian, amigazo de Ariel.

El sábado, después de recibir el embriagado permiso de mis papás de hacerme un tatuaje y de escuchar todas sus historias fantásticas, nos lanzamos al cumpleaños numero cincuenta del padre de Pops, Mr. Karaoke: los niños me preguntan por su madre, cuando miran que su padre ya se muere de llorar, quisiera que me hicieras mucha falta y gritarte que regreses pero aquí no hay novedad, no, no te preocupes por mi, aquí todo sigue igual como cuando estabas tu. Entendí de inmediato todas las canciones de amor, solo por un momento, desde Dr. Psiquiatra hasta Amiga Mía, todos hemos vivido o vamos a vivir ese tipo de historias.

Hoy cumple años Liliatomo!!! Y hoy Martín tuvo el tiempo de convivir con nosotros en otra carne asada que le organizamos en casa de mis padres. Creo que mi madre es comunista, e invitó a Carlos, compañero musical del Martín a visitar lo que nunca creí, un museo del EZLN a tres casas de donde está el nidito de amor de mis papás. Con incredulidad acompañé al Carlos, explicándole que mi madre dice muchas cosas increíbles y el me calló diciendo que la misma vida es increíble, je. Tocó el portón y nos abrió una chica quite cute que tenía un aro que le atravesaba la nariz, fue ella quien nos dio la mitad de un recorrido al que poco le puse atención por que me la pasé torturándome: mi madre tenía razón. Incluso nos mostró aquel sótano en donde “los compañeros” escondían documentos y armas, ese cuento que mi madre mencionó con los humos de la fantasía, era un cuarto humedo y caliente como esas historias que piensas que no son verdad, pero lo son, como la llegada de la muerte; y Carlos leyó un poema en voz alta que estaba expuesto en ese sótano, una especie de juramente que escribió el subcomandante para todos esos seguidores que quieren cambiar a este “sufrido país llamado México” (creo que así decía, tenía algunas modelos encima)

Luego me habló Diana, diciendo que estos chicos libres de lo Fancy, ya tenían que estar en el aeropuerto. Se fueron, comí más carne asada, acaricié más modelos, lavé los trastes que les ensucié a mis padres y vine a casa a escribir esto.

4 comentarios:

Diana dijo...

un domingo diferente!








beso.

marce.cm dijo...

es como las historias del "gran pez" que el hijo nunca creyó de lo fantasiosas que eran, pero siempre tenian algo de certeza ...... tus papás son bien chidos :) oli oli

Chiquita Violenta dijo...

siempre hay felicidá en tu vidá

lariina. dijo...

hoy estoy sin que hacer en trabajo y andaba viendo los post pasados y nunca habia visto este

owww...brocoli gracias por mencionar que ese dia cumplia un año mas de vida

abrazo.