agosto 24, 2009

Arrástrame al pinche infierno!!!



Este fin de semana perdí 25 años de vida y hoy en la oficina estuve muerto toda la jornada de trabajo. Por favor, arráncame el corazón, el estomago y el cerebro y remplacen todo eso por chips que me auto programen cuando inicie el día mas triste de la semana (lunes), solo regrésame a la vida cuando ya vallamos en camino a la quinta de Pops con una hielera desbordándose de todos nuestros transplantes en la cajuela. Conviérteme en androide entre semana, por que nada más no nací para la rutina del trabajo y enséñame, siempre de maneras distintas, el concepto de amor y de diversión las noches de los viernes y los sábados.

Hoy deseé tanto la autodestrucción frente a la computadora y me congelé para evitar que mi cabeza se derritiera con los rayos láser laborales. Me parece injusto que no haya tantas vacaciones y que el fin de semana tenga un fin. Es horrible regresar a lo mismo de siempre después de haber descubierto el absurdo, inmaduro e inaceptable balance extremo en mi vida.

Sabes a lo que me refiero, los baños de cerveza, romperme las piernas de tanto bailar, todas las heridas en mi cuerpo y dentro de mi boca, las que me provocan un dolor disfrutable por que me las hice por tanta alegría, las conversaciones inteligentes y que repetimos como un disco rayado, tener la espalda chicharrón por los besos del sol, todas las chicas lindas con sus miradas perdidas y fáciles de hacer reír, Pops sin nada más que su tanga y en patines para entregar rápido eso shots que te hacen perder la noción de que existe un futuro y endulzar los dolores del pasado. Fuck Dude!!! Que gran fiesta…

Es por eso que hoy y todos los lunes apestan, después de haber decidido no oler aquel traje de baño olvidado, pero sí usarlo para sentir que conozco mejor a todas las chicas lindas del mundo y además agregarle el ridículo a la felicidad de la mañana, después de carcajearme con Sebastian y todos los demás animales acuáticos debajo de la alberca por más de doce horas, después de haber alcanzado esa armonía casi inimaginable, de seguro envidiable y haberla mantenido hasta el domingo en la noche, este lunes y todos los pinches lunes apestan y van a apestar por siempre.

Si de eso se trata, de probadas tan efímeras de algo que sé, podría soportar aun enterrado en mi tumba y de regresar siempre de algo tan bueno a un gran plato de caldo caliente de papel periódico de lunes a viernes y probar ese contraste tan jodidamente perturbador, mejor arrástrame al pinche infierno. O encuentra la formula para poder vivir dentro de una fotografía.

“parecía que estábamos simulando un cierto orden pre establecido que se asimilaba mucho a esa línea imaginaria de estabilidad y felicidad que todos sabemos que existe pero nunca podemos ver…” lo dijo Marki.

Me encantó darme cuenta que todos nosotros coincidimos en querer evitar la repetición en la vida, vámonos a vivir al Caribe o a Hawai, les digo.

Peace out, hermanos y hermanas.

1 comentario:

Diana dijo...

shitty day all day today the day we call Monday, but not a shitty night i have to say, so

gracias por la cena dude!

:D